Exemple
En 1974, comenzó su labor como abogado del Comité por la Paz, tomando a su cargo la redacción de los primeros recursos de amparo en favor de quienes se encontraban detenidos/as y de las querellas por desapariciones.
 
Por Comunicaciones FASIC
 
Falleció el ex sacerdote, abogado y defensor de los Derechos Humanos, Sergio Concha Rodríguez, a los 89 años de edad.
 
Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Chile y obtuvo el título de abogado a los 24 años de edad. Ingresó a la congregación de la Sagrada Cruz (Holy Cruz), donde se ordenó como sacerdote. Luego, realizó un doctorado en Teología en Italia, donde vivió cinco años. De regreso a Chile, se desempeñó como profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile y como párroco en la comuna de Lo Barnechea.
 
En 1974, comienza su labor como abogado del Comité por la Paz, tomando a su cargo la redacción de los primeros recursos de amparo en favor de quienes se encontraban detenidos/as y de las querellas por desapariciones. Luego, continúa con su labor de búsqueda de justicia y de defensa de los derechos humanos en la Vicaría de la Solidaridad, Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEPU), y en la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC).
 
El 9 de septiembre de 1998 logró su hito más importante en esta lucha, con el fallo de la Corte Suprema del 9 de septiembre de 1998 sobre el caso de la desaparición de Enrique Poblete Córdova, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), donde acogieron la tesis del secuestro como delito permanente, así como la improcedencia de aplicar la Ley de Amnistía.
 
Se dedicó a la defensa de derechos humanos hasta donde su salud se lo permitió. Fue uno de los abogados menos mediáticos de entre quienes se dedicaron a la defensa de los derechos fundamentales en dictadura, por lo que se ganó el apodo del “abogado anónimo”.

 
En la fotografía de izquierda a derecha: Alberto Espinoza, Claudio González, Nelson Caucoto, Verónica Reyna y Sergio Concha.
       
Read More →
Exemple
La campaña para que la doctora fuera galardonada con este reconocimiento tuvo una alta adhesión de profesionales destacados y de organizaciones sociales.
 
Por Comunicaciones FASIC
 
“Tenemos la convicción de que, María Paz Rojas Baeza, quien tiene una dilatada experiencia en el campo de la salud y firme defensora de los derechos humanos tiene todos los atributos para merecer tan alta distinción”, decía la declaración en la que cientos de firmantes apoyaron su postulación al premio que entrega el Colegio Médico.
 
Tras el golpe de estado, Paz Rojas se incorporó al Comité Pro Paz para prestar atención especializada a víctimas y familiares de la represión.
 
Mientras impulsaba esas acciones la represión obligó a la médico-neurosiquiatra a abandonar temporalmente el país. En el exilio se dedicó a la investigación del impacto de la tortura en las víctimas, sus familias y la sociedad.
 
En su retorno al país se integró al Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo, CODEPU en 1982, constituyendo un equipo multidisciplinario que presta atención médica especializada a las víctimas de la represión dictatorial e impulsa incansablemente la denuncia contra la Tortura.
 
Su labor como médica y sus investigaciones desde el Equipo de DITT. (Detención, Investigación y Tratamiento de la Tortura) de CODEPU son ampliamente conocidas y especialmente reconocida por quienes sufrieron la detención, la prisión y la tortura en aquellos aciagos años. Paz Rojas fue también consejera de la Asociación de Prevención de la Tortura, con sede en Suiza.
 
Este reconocimiento, en su primera versión, lo recibió antes el doctor Patricio Bustos, director del Servicio Médico Legal y férreo defensor de los Derechos Humanos.

       
Read More →